10 superalimentos que te rejuvenecen




7. El kéfir, un eficaz aliado del intestino

Resultado de imagen de kéfir
Los alimentos fermentados como el kéfir o el tempeh constituyen fuentes naturales de probióticos, es decir, bacterias que contribuyen a mantener un equilibrio sano de microorganismos en el intestino.




Estas bacterias llevan a cabo importantes funciones en el organismo, entre ellas la de absorber ciertos nutrientes y la de fabricar algunas vitaminas del complejo B y la K. También ayudan a mantener el colesterol a raya, estimulan el sistema inmunitario, impiden que proliferen excesivamente hongos y bacterias patógenas y reducen la inflamación intestinal.
Es importante que los fermentos lleguen vivos al intestino para que sean activos. Si se consume kéfir lácteo, este debe ser elaborado con leche ecológica no tratada, ya que los procesos a los que se somete la leche industrializada invalidan en gran medida su actividad. Un vaso diario de kéfir contribuye a mantener una flora intestinal sana.




5 mejores rutinas de entrenamiento si tienes más de 40